miércoles, 16 de diciembre de 2009

Miguel Zegarra (1979-2009)

Muestras, resultados de concursos y eventos han pasado en estos días en Lima, pero antes quisiera lamentar, quizás como alguien no tan cercano pero que lo conoció lo que el destino dispuso, es sobre el curador e investigador de artes visuales Miguel Zegarra, una persona la cual nos acaba de dejar este miercoles 16 de diciembre y que deja un gran vacío entre sus familiares, amigos y allegados a él así como al futuro del arte peruano el cual muy bien exploró desde su campo.

Zegarra fue un curador que se caracterizó por una frescura, espontaneidad y al mismo tiempo responsabilidad hacia las exposiciones que organizó y curó, entre ellas las más conocidas como el Festival de Video/Arte/Electrónica de Lima - VAE entre el 2004 y 2006. También "Vía Satélite. Panorama de la fotografía y el video en el Perú contemporáneo" (exposición itinerante en co-curaduría con José Carlos Mariátegui, organizada por el Centro Cultural de España en Lima. La exposición se presentó entre los años 2004 y 2006 en Argentina, Costa Rica; y los Centros Culturales de España de Montevideo, México DF, Santiago de Chile y Lima); "Tuyo es el Reino" (video instalación de Patricia Bueno, presentada en la Galería Vértice, y envío peruano a la 52 Bienal de Venecia, 2007); "La construcción del lugar común" (MAC-Lima en co-curaduría con Jorge Villacorta, 2008); "Zona de desplazamientos / Videoarte peruano contemporáneo" (Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Argentina, 2007); "Inquieta Imagen / Centroamérica en Video" (Centro Fundación Telefónica, Lima, 2007). También fue curador en la galería Vértice con exposiciones como: Frontera / under the skyline" (2007), "NO FEAR. Estéticas del Reciclaje" (2008) y "En tránsito al paraíso. Imaginarios de la migración" (a inaugurarse el 4 de marzo de 2009, reabriendo la galería y su programación).

Ahora y cada vez que he conversado sobre su trabajo, recuerdo no literalmente pero sí en idea, cuando fue su presentación de portafolio en el CDAPC cuando mencionó que sus proyectos expositivos a veces podían salir en base a una obra o alguna palabra (claro sin alejarse de su perfil teórico), lo cual me dejó con la sensación de esa joven libertad la cual lo caracterizaba y la cual admiré, aún así sin poder conocerlo tan personalmente como el que escribe estas líneas. Desde aquí las condolencias y fortaleza para su familia y amigos.

3 comentarios:

Del comercio dijo...

Mercado del arte
Señor Director:
Quiero disentir respecto del artículo “Momento de cambio. El arte en el Perú” (23/9/2009), de Mario Saavedra-Pinón. Para conocer las propuestas de los artistas que llama “jóvenes y olvidados” faltan plataformas culturales, ya sean institucionales, comerciales, públicas, privadas o iniciativas independientes. Estas últimas sí existen en espacios como la Casa Cultural Martín Olivos o El Galpón en Lima. No es acertado responsabilizar únicamente a las galerías comerciales de esta supuesta “discriminación frente a artistas de trayectorias emergentes o desconocidas”. Las galerías, en cualquier parte, funcionan bajo legítimas normas de mercado, que es uno de los ámbitos centrales del arte contemporáneo, con sus distintos agentes y plataformas, como ferias, coleccionistas privados y corporativos, los museos cuando hacen adquisiciones. Muchas de las galerías de Lima trabajan con artistas emergentes y jóvenes, e instituciones extranjeras como el Centro Cultural de España también les dan visibilidad. Pueden cuestionarse los mecanismos y dinámicas del mercado, pero en el Perú este es incipiente y debería alentarse. El gran ausente en la crítica del artículo es el Estado y la falta de intereses y plataformas que promuevan el arte contemporáneo peruano. No existen incentivos públicos, becas o estipendios estatales como en otros países, ni leyes que amparen la producción artística y la apoyen.
Atentamente,
MIGUEL ZEGARRA. Curador de Vértice DNI 40761469

La impaciencia por conocer nuevas obras triunfales de artistas peruanos suele llevar a hacer generalizaciones injustas y pasar por alto a buenos exponentes que ya existen y merecen nuestro respaldo. Muchas galerías hacen un trabajo plural y arduo para alternar muestras de consagrados con aquellas de jóvenes valores, como suele apreciarse en nuestra sección Luces.

EN MEMORIA. Miguel Zegarra Castro dijo...

Adiós a un curador
EL HISTORIADOR DE PROFESIÓN Y EXPERTO EN ARTE CONTEMPORÁNEO SE QUITÓ LA VIDA EN SU EDIFICIO DE MIRAFLORES. AMIGOS Y COLEGAS RECUERDAN AL PERUANO, DE 30 AÑOS

Su nombre estaba en boca de los artistas. Y en los textos de sus exposiciones. Y, desde ayer, estará en la memoria de ese universo de amistades que cultivó hasta sus 30 años de vida. La información dice que Miguel Zegarra Castro se quitó la vida alrededor de las 7:40 de la mañana, en el edificio Pardo, ubicado en la calle Libertad 116, Miraflores. Eso es un hecho. El registro de un final físico. El presente vivo es el que Miguel ha construido y dejado a través de la voz de sus familiares y amigos cercanos y de los que lo conocieron poco pero supieron de su grandeza y calidad como persona y curador de arte.

“Miguel ha trabajado conmigo desde que yo empecé en arte. Era un chico inteligente, sencillo, muy sensible. Lo conozco desde que estaba en Artco y él estaba en la universidad. Un chiquito de colita que estaba terminando la universidad. Nos caímos bien y nunca dejamos de trabajar juntos. Eso fue hace nueve años. Cada tema que tomaba lo hacía a fondo. Lo considero un amigo, un hijo”, dice Rosario Wenzel.

La última vez que la directora de la galería Vértice lo vio fue el lunes pasado, cuando llegó con sus alumnos de la PUCP a ver la exposición que había curado: “Youth”, de Eleonora Bedón. “Si lo hubiese visto deprimido… pero no. Lo conozco mucho. Y lo he visto muy bien. Estaba en un momento superbueno. Nunca tuvo problema con nadie. No había quién no lo quisiera. Era una persona de buen carácter, cariñosa; no me explico qué puede haber pasado”, dice Wenzel.

Miguel —afirma Wenzel— era una de las personas que más sabía de arte contemporáneo en el Perú, había curado muestras aquí y en el extranjero y se había ganado el respeto de muchos, pese a su corta edad. Lo dice el periodista Diego Otero: “Su trabajo como curador me pareció siempre agudo, serio y original. También me pareció siempre una persona amable y generosa. Es una pérdida para el arte contemporáneo peruano, y para el país”.

Lo transmite su compañera de piso, Solange Jacobs: “Miguel era una persona muy especial, un esteta. Era increíble cómo podía pasar de lo superficial a lo profundo siempre en busca de la belleza, la cual consiguió siempre en sus trabajos y proyectos. Esa era su virtud. Era, además de guapo, inteligente y “cool”; sé que suena idiota pero a él le hubiese gustado que se diga esta verdad. Siempre tuvo corazón para escucharme y abrazarme. Fue mi hermano, mi amigo y mi confidente; pasamos épocas difíciles y felices, y siempre estuvo a la altura. Luchaba y luchó siempre para ser la persona que quería ser. Siempre lo querré, y espero que este final sea un comienzo de lucha para quienes nos quedamos acá y lo amamos”.

Lo despide Edi Hirose, quien también compartía el departamento con él: “Que estés tranquilo, donde estés”. (Miguel Zegarra está siendo velado en la iglesia Virgen de Fátima).

Naná Lavalle dijo...

realmente una lástima lo que pasó. Muchas personas, como yo, no lo conocimos pero nos deja el recuerdo de su excelente trabajo.

Saludos.