viernes, 18 de enero de 2008

EL MERCADO DEL ARTE ES UNA BURBUJA

Así se titula el artículo de la agencia EFE que hoy salió en El Comercio donde se muestra la idea de David Lee, director del boletín de artes visuales The Jackdaw de Londres, el cual especula el origen de los altos precios de algunas obras de arte contemporáneo en Europa y quién sabe, en todo el mundo. Interesante artículo acerca del mercado del arte. ¿Tendrá un parecido con el mercado del arte visual peruano o sudamericano?


***************************************
GALERÍAS-EXPERTOS

EL MERCADO DEL ARTE ES UNA BURBUJA

LONRES [EFE]. El mercado del arte se ha convertido en una auténtica burbuja especulativa, inflada artificialmente por algunos galeristas y que puede estallar en cualquier momento. Tal es la opinión de David Lee, director del boletín de artes visuales “The Jackdaw”, según el cual el principal problema es que ese mercado, a diferencia de otros, esta totalmente sin regular. “Los precios están amañados para dar la impresión de que se trata de un mercado boyante”, explicó Lee.

Algunos galeristas compran en subastas las obras de sus propios artistas para hacer que suban los precios. “Habría que denunciar muchos casos como abuso de información privilegiada”, dijo el experto británico, quién señaló como escandalosos los precios que han alcanzados artistas como el estadounidense Jeff Koons o el británico Damián Hirst. Este último dice haber vendido, supuestamente por 100 millones de dólares, su calavera recubierta de diamantes, pero –advirtió Lee- no se puede creer nada de lo que dice. “Vendió, supuestamente, solo una parte de la obra a unos inversores, pero qué parte y a qué inversores”, se preguntó Lee, quien cree que la intención del artista es llevar la calavera de gira por distintos países para inflar su valor.

El director de “The Jackdaw” se refirió, igualmente, al artista estrella entre los grafiteros, conocido como Banksy, un individuo que sigue cultivando un aire de misterio mientras suben sus precios en el mercado mundial, sobretodo desde que comenzaron a coleccionarlo famosos como Brad Pitt. Lee se refirió, asimismo, a que la galería Tate de Londres ha adquirido, durante los últimos años, obras de artistas que son miembros de su propio patronato, entre ellos Chris Ofili.“Es un conflicto de intereses que no sería tolerado en ningún otro sector del comercio, pero no me sorprende, dado que las artes visuales son una industria enorme que no ha sido regulada”, dijo. Las críticas de Lee coinciden con la publicación de un libro sobre el mismo tema con el título de “The $12 Millions Stuffed Shark”, del economista de Harvard Don Thompson (Aurum Press).