jueves, 2 de abril de 2009

A pocos días de la sentencia a Fujimori, vuelven a atentar contra escultura El Ojo Que Llora.

Al parecer es la quinta vez que sucede este acto en contra de la escultura EL OJO QUE LLORA (2005) hecha por la artista Lika Mutal. Esta escultura instalada en el Campo de Marte viene a ser una obra realizada en homenaje a las víctimas de la época de violencia que el Perú sufrió bajo los gobiernos del actual presidente Alan García Pérez y el ahora a punto de ser sentenciado el ex presidente Alberto Fujimori.
Es de analizar "la llegada" que tiene esta escultura en la gente, sobretodo en la memoria relacionada a esta etapa de nuestra historia como país. Ahora simboliza un significado de dos hemisferios: los que apelan a su existencia como símbolo de respeto, memoria y reflexión sobre las vidas perdidas desde 1985 hasta el fin del gobierno fujimontesinista y del lado contrario, de los apañadores de un gobierno asesino que aún intenta estar en el poder, de gente desesperada y que ve con el mismo tipo de violencia represiva y mutilante, característico ejemplo que heredaron como un medio para expresar su incomodidad ante un momento de justicia que bastante tiempo gran parte de los ciudadanos han esperado.
Ahora, estando en tiempos en que el gobierno peruano ha negado el ofrecimiento del gobierno alemán de una cantidad de 2 millones de dólares para construir un MUSEO DE LA MEMORIA, y que ahora, si no fuera por la declaración del escritor Mario Vargas Llosa como una "tontería" hacia la actitud negativa del gobierno de García Pérez, se acaba de crear una Comisión de Alto Nivel que tendrá como labor la coordinación, promoción, organización, implementación y gestión del Museo de la Memoria. Una noticia que por un lado es un aliciente de esperanza para la realización de esta institución que fortalecería nuestra dignidad humana, por otro lado es una EVIDENCIA del cuan necesario es este MUSEO DE LA MEMORIA ante este atentado hacia EL OJO QUE LLORA. Con esta actitud vemos que aún hay rencores, odios, división de personas desde bases partidarias, ideológicas, etc. pero sobre un mismo tapete que es el recuerdo de la violencia en dos décadas de la historia del Perú.
EL OJO QUE LLORA seguirá siendo un objeto artístico o estético, como algunos quieran llamarlo desde el campo de las artes visuales, o a la vez un homenaje desde el punto de vista de un ciudadano común, pero está claro que se ha vuelto un hito fronterizo y visual entre dos grupos y que debe derribarse -no literalmente ni en forma física- convirtiéndose en un SÍMBOLO de la unificación del país por encima de la memoria de las víctimas de la violencia.

Copio y pego el artículo que salió ayer miércoles 1 de abril en el diario Peru21 en donde se detalla el daño hacia esta escultura.
Vuelven a mutilar “El Ojo que llora” en el Campo de Marte
Su escultora, Lika Mutal, pidió explicaciones a las autoridades de la Municipalidad de Jesús María, pero estas no supieron aclarar el atentado ni dar pistas para hallar algún responsable.


Lika Mutal, autora de la escultura “El Ojo que llora”, y miembros de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) descubrieron un nuevo agravio contra dicha escultura, que recuerda a todas las víctimas de la violencia terrorista.
Viendo esto, los representantes de Aprodeh tomaron contacto con las autoridades de la Municipalidad de Jesús María para obtener alguna información que permitiera esclarecer el hecho, ya que la obra se encuentra ubicada en el Campo de Marte, bajo responsabilidad de dicho municipio.
Sin embargo, según un comunicado, las diversas áreas y gerencias con las que se tomó contacto no tenían mayor conocimiento del hecho y no dieron ninguna información que esclareciera el hecho.
Lika Mutal y el director de Aprodeh, Miguel Jugo, coincidieron en señalar que esta es una muestra más de la falta de protección hacia dicho espacio por parte del municipio de Jesús María.
NO ES LA PRIMERA VEZ. Como se recuerda, en setiembre del 2007, poco después de que el ex presidente procesado Alberto Fujimori fuera extraditado al país desde Chile, un grupo de personas ingresó por la fuerza al Campo de Marte para mutilar el monumento y pintarlo de color anaranjado.
Además, en agosto del 2008 un grupo de manifestantes fujimoristas atacó la ceremonia de aniversario de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), donde se encontraban reunidos varios familiares de las víctimas de la violencia terrorista.
El ataque de hoy se produce luego de que Fujimori expusiera sus alegatos finales en la acusación que se le sigue por violación de los derechos humanos.