domingo, 13 de abril de 2008

Cuando importa lo que no importa. Acerca de la muestra Never Endings de Cornelia Parker por La vista flaca.

La vista flaca de la crítica y periodista Lichi Garland, es un blog que a menudo visito -y que se los recomiendo!-, esta vez nos presenta un comentario acerca de la exposición "Never Endings" de la artista británica Cornelia Parker en el Museo de Arte de Lima -MALI- que por cierto estará vogente hasta el 27 de mayo, asi que no dejen de pasar por ahí y ganarse con el arte de una artista conceptual que estuvo nominada a los famosos Premios Turner. Las imágenes también son sacadas del blog en mención.

----------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------

Vengo del Museo de Arte de Lima (MALI), institución que convocó a una visita guiada de la muestra de la artista británica Cornelia Parker (1956), presente en el recorrido gracias al auspicio de una galería de Birmingham. Parker habló en su lengua así que le tocó a Natalia Majluf, directora de la institución, hacerse cargo de la traducción. Bien, no hago sino sentarme frente a la PC para notar mi remoloneo para escribir sobre la exposición. Será porque como señala el impreso que nos entregaron a la entrada del museo, el trabajo de la británica permite tomar aire pero no sacar conclusiones. Hago de tripas corazón y ahí voy.

Cornelia proyectaba una sencillez conmovedora al referirse a cada una de sus creaciones. Una actitud en cierta medida paradójica, en quien ha hecho de su mirada una indagación que asesta un golpe a la realidad. La demuele para reconstruirla en las zonas más apartadas de aquello que se tiene en mente como lo que importa. A Parker le interesa detenerse por ejemplo, en una tiza usada por Einstein al dar una clase de física. La fotógrafa agranda las partículas del compuesto de yeso con lo cual logra no sólo la imagen abstracta de un objeto, sino la constancia de que a su manera busca comprender una teoría de la relatividad que de otro modo le sería muy ajena.

Otra pieza es el prototipo de un par de pistolas. Parker ha detenido el proceso que debía convertirlas en un objeto funcional. Sus ´Embriones de armas de fuego´ están anulados como herramientas potencialmente peligrosas para todo ser vivo. Un poco más allá está el vestido que usó Mia Farow en ¨Rosemary´s baby¨. Parker lo adquirió en una subasta de Sotheby´s en cuanto supo que debía preparar una muestra en Turín. Como se sabe, la reliquia conocida como el sudario de Cristo se encuentra en la Catedral de San Juan Bautista de la ciudad italiana. Se considera que cubrió a Jesús en el sepulcro y tras su resurrección conservó la imagen de su rostro. Parker se pregunta si la indumentaria de la actriz embarazada por el diablo no será también un resto contemporáneo. Un recurso del cine de ficción para advertirnos del horror que a nivel del inconsciente colectivo experimentamos ante una resurrección no deseada, la del demonio.

La artista hace gala de un interés inédito en Freud al realizar un acercamiento fotográfico de su sillón. La pieza se conserva en el Freud Museum in London así que uno puede imaginar que con los permisos del caso la artista no tuvo problemas en hacer el clic. Los objetos usados por los famosos, tendrían que decirnos también algo de ellos, dice Parker. Curioso que en este caso sean las huellas del trasero del maestro las que nos permitan evocarlo.

Si se quiere más carnecita, ahí está Cornelia haciendo eco a las críticas que provoca la indiferencia política de los gobiernos ante el calentamiento global. Un video con una entrevista a Noam Chomsky considerado un importante miembro de la cultura adversaria al establishment norteamericano, dice lo suyo. Los funcionarios de las corporaciones multinacionales no se miran ni la punta de la nariz para proteger la vida en el mundo. Anteponen sus intereses económicos.
He dejado para estas últimas líneas, los restos de un incendio en Florida, el mismo estado que decidió la elección de Bush, materializados en pedazos de madera que cuelgan del techo. Sirven a la vez de presentación de la obra antológica de Cornelia Parker. Un conjunto que alude a ese final que todos tememos, el mismo al que la artista le lanza un desafío lúdico con el título que le ha puesto a su exposición: “Never endings”.

Al salir del museo extendí la mano a Cornelia Parker acompañando mi gesto con un nice to meet you. Quería dar importancia a una despedida que por lo general no importa. Registrar las huellas de una artista que quien sabe como trasladaré de mi mano al terreno de lo que viva en los próximos días.

Exposición: Cornelia Parker, MALI, abierta hasta el 27 de mayo del 2008.