lunes, 29 de septiembre de 2008

Informe desde Buenos Aires- Proyecto "Lima Sonora"

Ayer domingo en El Comercio, la curadora y crítica de arte Élida Román comenta en forma testimonial acerca del proyecto "Lima Sonora" conformado por un grupo de jóvenes llamado Isonar (Investigación Sonora en Radio) de la Universidad San Martín de Porres el cual fue presentado anteriormente en la Sala Pancho Fierro del Centro de Lima.

Ahora ellos son invitados a la V Semana del Arte de Buenos Aires donde el Perú es el invitado principal.

Aquí el texto.-

CRÍTICA DE ARTE
Informe desde Buenos Aires

------------------------------------------------

Por Élida Román
En estos días se está llevando a cabo, con gran éxito y participación masiva, la V Semana del Arte de Buenos Aires. El invitado especial es el Perú, y el auspicio principal corre por cuenta del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de su entusiasta e incansable ministro de Cultura, Hernán Lombarda (viejo amigo del Perú), que ha recibido la propuesta "Lima Sonora", a cargo del Isonar (Investigación Sonora en Radio) de la Universidad San Martín de Porres, bajo la coordinación de Eliana Galarza y la curaduría de Alejandro Cornejo.

Soy testigo de la acogida con que ha sido recibido el proyecto, y puedo dar fe del interés de locales y extranjeros, que diariamente acuden a vivir el ambiente de Lima a través de sus sonidos. Conservando algunos planteos de los que el mismo grupo presentara, meses atrás, en la sala Pancho Fierro, han incorporado novedades acertadas, partiendo del desafío que significa un público totalmente ingenuo en cuanto al conocimiento no solo del entramado social limeño, sus usos, costumbres, vida cotidiana y rasgos culturales específicos, sino habituado a la utilización de tecnologías de punta e intervenciones audaces.

Para esta ocasión, nuestros jóvenes representantes, comunicadores devenidos artistas, han instalado en el Centro Cultural Recoleta, cuatro capítulos que sintetizan su trabajo. Si en Lima se pudo acceder al resultado de esta recopilación sonora, trabajo que demandó dos años de investigación, en Buenos Aires, se llega a su experimentación a través de audífonos insertos (camuflados) en objetos de producción artesanal tradicional. Así , encontramos los 'umachucos 360', extraños cascos realizados en cestería apretada, recordando atuendos que describe Guaman Poma, con los que el público debe cubrir su cabeza; los 'quipus sonoros' (los más festejados), donde los elementos de escucha han sido introducidos en pequeñas calabazas, especialmente buriladas con escenas descriptivas ad hoc, que penden de sogas coloridas y anudadas; los sonidos típicos y bullangueros de las combis, y , por último, el registro de lo que acontece en el Día de Difuntos, en el mayor cementerio de la ciudad, para lo que han recreado un túmulo de piedras, rodeado de los elementos de ofrenda habituales, creando una instalación que despierta un inmediato sentimiento de respeto y curiosidad.

Correcta, bien planteada y cuidada, se trata de una estupenda representación de una de las nuevas vías de arte, surgida de los resultados de un serio e inquieto trabajo de investigación y un aprovechamiento positivo de alternativas que ligan lo estético, antropológico y documental.

Por otro lado, la semana de arte es una oferta que parece inacabable por lo variada y extensa, que, al igual que las que se realizan en Lima, convoca un extraordinario número de espectadores no habituales, volviendo el recorrido y la participación en una fiesta alrededor de la cultura. Y en este caso, creando un vehículo entre los dos países.